Washingtonia filífera

Escrito el 29 Junio 2012 por admin

Originaria de México, California, Arizona y sus zonas contiguas, la Washingtonia filífera es una de las palmeras más usadas en España por su gran valor ornamental.

Washingtonia filífera

Se le conoce también como Braea filífera, Braea filamentosa, Pritchardia filífera, Pritchardia filamentosa, Palmera de abanico californiana,… y popularmente en Norteamérica “Petticoat pal” que significa palmera con enaguas, debido al aspecto que adquieren sus hojas marchitas al caer y mantenerse largo tiempo sobre su tronco.

Esta palmera puede alcanzar con el tiempo hasta los 18 metros de altura y un diámetro de tronco en su base de un metro. Sus hojas son palmeadas con forma de grandes abanicos que pueden alcanzar hasta los dos metros, a diferencia de la Washingtonia robusta que supera por muy poco el metro.

El nombre de filífera le viene de los filamentos que acompaña a los segmentos de sus hojas. En este caso, también son más largas que su hermana robusta.

Washingtonia filífera

Su floración se realiza en una primavera tardía, sobre el mes de mayo e incluso junio. Son inflorescencias con un tamaño de hasta cinco metros de longitud, amarillentas, arqueadas y con varias ramificaciones curvas. Sus florecillas son blancas, dando lugar a frutitos marrones negruzcos de medio centímetro de grosor.

Prefiere las zonas costeras cálidas, aunque es una palmera que resiste bien el frío. Resiste muy bien la salinidad aunque los vientos salinos pueden quemarles los extremos de las hojas con facilidad. Prefieren la exposición a pleno sol y terrenos fértiles y con disponibilidad de humedad.

Es una palmera muy versátil, que puede usarse tanto como planta sola en ejemplar, en grupo e incluso como palmera de alineación en las calles y avenidas de las ciudades.

En nuestro vivero las puede encontrar desde pequeños tamaños presentados en contenedores de 25 a 30 centímetros.